Cántico espiritual a la solidaridad sonora y callada en la fuente del Amado

Cuántas víctimas y excluidos por este mundo sufren y vagan,
de ti van mil mensajes transmitiendo.
El relato de todos me estremece
y dejándome traspasado
transportado
transformado,
entre muerto y resucitado.

Un no sé qué dejan balbuciendo
un silbo de desasosiego y esperanza
de indignación y resistencia
de impaciencia y paciencia
un
arrebato
de éxtasis
de sentido y sin sentido
… un no qué dejan balbuciendo
de pasión
y canto.

Apaga, Amado, mis palabras o mis silencios,
ambos, a veces, cómplices o vacíos.
Calla mi protesta,
dolorida
e intensa
pero de amor cotidiano exenta.
Interrumpe mi silencio, sublime y pacificado
pero de amor político olvidado
…pues nada de esto basta
y, además, autoengaña, mi amado .

Y véante presente los ojos del alma y del cuerpo
en el
monte y en la plaza
pues eres luz de mi conciencia
iluminada por
el fuego de tu misericordia
en el hogar y en el ágora.
Transidos de tu presencia.

Solo por ti, amor místico y profético
que
de ti mana, amado,
quiero ser traspasado.

¡Hazte ya presente!, solidaridad urgente y coherente
mira que
la injusticia y el dolor no se curan
sino con gesto
figura
rostro
abrazo
lucha
tiempo
amabilidad
presencia
y ternura

Ahora si, contigo,
la noche del desamor sosegada
del futuro posible su aurora inaugurada
la
música sonora de la solidaridad callada
el banquete del Reino se recrea y enamora
a cojos, enfermos, ciegos
excluidos, víctimas, extranjeros
los donnadie, los últimos, los pequeños
y nosotros, sus aliados,
en una paz y un silencio liberados,
plenos de
misericordia e indignación,
perdón y decisión
…y siempre revolución.
la de los enamorados del amor,
pacificado y pacificador
liberado y liberador
sin rencor
pero con serena y pacífica pasión.

Mi alma y mi cuerpo
y toda mi energía en su servicio entregada.
Ya no guardo tiempo, propiedad ni beneficio
ya
no tengo otro oficio
que ya solo solidaridad
es mi oficio
.
Es el nombre de mi Amado
mi éxtasis
mi vino de eternidad enamorada
mis
prados
los sotos de mi amado
y
el gozo de mi corazón
por Él resucitado.

NOTA: lo original y la esencia del Amor y la mística cristiana consiste en que el Amado es el Amor. Y el Amor es a la vez gratuito, agradecido, gozado y acción transformadora solidaria de justicia y misericordia. Es a la vez sentirse amado y sentir que se ama. Sentir que el amor envuelve y traspasa todo el dinamismo, receptivo y activo, del ser. Vertical y horizontal simultáneamente. No son dos momentos, un antes y un después, y, menos aún, una “esencia” y una “consecuencia” sino un solo acto, un solo acorde armónico, un solo toque en el alma. Un solo, y a la vez múltiple, soplo del Espíritu. Un fuego que enciende otros fuegos.

Esteban Velázquez . Escrito elaborado entre el Triduo de Pascual de 2010 (1-4 abril) en la Comunidad “Pueblo de Dios” de Huelva y la realización del primer curso sobre “Mística y Liberación” en Granada (17 abril 201O).

Deja un comentario